La bulimia y los comportamientos impulsivos asociados a los Trastornos de la Conducta Alimentaria se relacionan con anomalías en algunas áreas cerebrales como el núcleo estriado

La bulimia y los comportamientos impulsivos asociados a los Trastornos de la Conducta Alimentaria se relacionan con anomalías en algunas áreas cerebrales como el núcleo estriado.

Se realizó un estudio para determinar si existían alteraciones en alguna área cerebral en aquellas pacientes con trastornos de la conducta alimentaria. En concreto, se estudió el Núcleo Estriado que es el responsable de modular la expresión de numerosos neurotransmisores y que está implicado en la motivación, en la toma de decisiones, en la focalización de la atención y en el aprendizaje asociado a una recompensa. Se concluyó que los pacientes con un perfil más bulímico e impulsivo y a diferencia de la anorexia nerviosa restrictiva, tiene un menor volumen de núcleo estriado, y específicamente del putamen. Esta alteración es mayor además en aquellas pacientes bulímicas con experiencias traumáticas tempranas. Identificar este problema es importante como un nuevo marcador neurobiológico en los trastornos de la conducta alimentaria para poner en marcha un tratamiento específico dirigido a las dificultades funcionales que derivan de esta alteración.

Estas personas tienen mayor predisposición a sufrir bulimia, y parece ser que el hecho de tener experiencia de trauma temprana puede condicionar el desarrollo anormal de estas áreas cerebrales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.