Humanización en Psiquiatría en tiempos de COVID-19

Ahora más que nunca, en tiempos de Covid-19, la humanización debe ser prioritaria en Psiquiatría.  Nos estamos encontrando con recaídas en depresión, trastornos por ansiedad, trastornos de estrés postraumático, fobia social y cuadros de insomnio, entre otros trastornos mentales.

En este momento clave de la historia, más que nunca, los profesionales de la Psiquiatría, debemos apostar por la humanización. La gente lo está pasando mal y nosotros, los médicos, debemos dignificar a las personas con enfermedad mental, mediante una actuación basada en la ética, la profesionalidad y la empatía, desde el conocimiento neurocientífico y el humanismo.    

La humanización en Psiquiatría entronca con las cualidades indispensables que los profesionales de salud mental deberían reunir. Cualidades humanas indispensables, tales como la empatía, la escucha activa, el respeto y la actitud ética. Estas cualidades deben de ir parejas del mejor conocimiento científico y de entornos y medios que faciliten la asistencia más adecuada y dignifiquen el trato a las personas con una enfermedad. Se trata de volver a poner en primer término la importancia de la “relación médico-paciente” centrando la atención en la persona.

Extraño tener que hablar de humanización en Psiquiatría cuando el objeto de nuestra profesión es el ser humano enfermo que sufre. Nada más humano que el sufrimiento. Y nada más humano, también, intentar paliarlo.

Aún estamos estudiando los efectos de la Covid-19 y, desgraciadamente, pensamos que lo peor está aún por llegar. El estrés psicológico provocado por la situación de pandemia y confinamiento, así como los duelos mal elaborados, están haciendo emerger nuevas patologías. Observamos que existen personas también muy obsesionadas por el miedo al contagio, que se autoaislan ante la inseguridad de un entorno social incierto. Esta actitud, finalmente, también puede tener consecuencias negativas, por lo que recomiendo a los “miedosos” empezar a hacer pequeñas salidas, de corta duración y al aire libre, para ir, poco a poco, ganando en seguridad.

En la situación que hemos vivido de confinamiento y de estrés, también la alimentación ha sido la válvula de escape de muchos pacientes con bulimia y con trastorno por atracón, ya que la pérdida de rutinas, el aburrimiento y la sensación de no poder salir les ha desequilibrado más de la cuenta.

A pesar de haber tenido que vivir esta anómala situación que nos ha tocado vivir, nunca debemos olvidar que el ser humano es resiliente por naturaleza y que tiene la capacidad de recuperarse e incluso salir más reforzado ante una situación adversa. Ahora más que nunca debemos hacer piña con nuestros seres queridos y demostrarles afecto y ternura. También es importante utilizar las capacidades intelectuales y la creatividad en estos tiempos. ¿Quién no recuerda la Película “La vida es bella” de Roberto Benigni, en que el padre utilizaba su fantasía y sentido del humor para sortear todas las adversidades y mantener la inocencia e ilusión de su hijo intacta hasta el final de la guerra?

 

Si necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en el número 627 17 15 13, además disponemos de un tratamiento intensivo, integral y personalizado en nuestro Hospital de Día.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.